ImageSubmission

Code Of Conspiracy
Blistering
2009

 

Su álbum debut "Failure To Perfection" llegó a nuestra lista de los 20 mejores álbumes de 2006. Tres de sus miembros, Kasper Kirkegaard (guitarra rítmica), Boris Tandrup (bajo) and Morten Lowe Sorensen (batería) forman parte de otro de nuestros grupos favoritos en el programa: The Arcane Order. Christoffer Petersen (guitarra / voces) y Lasse Sivertsen (voces) completan la formación.

Ahora llega su segundo álbum, que muestra la cara más dura y más rápida de los daneses. Más cercano al thrash que su debut (y su debut ya me encantó). El resultado es un especie de híbrido de Soilwork y Meshuggah, pero retiene la identidad propia de Submission, estos chicos no son una copia para nada.

Repleto de riffs espléndidos y pegadizos, envueltos en una sección rítmica sólida y con es sonido de batería inconfundible que tiene el estudio Hansen de Dinamarca, donde grabaron el disco con el productor Jacob Hansen, innecesario ppor tanto decir que la producción es impecable. Además el nuevo cantante equilibra las voces limpias y las duras a la perfección.

Hemos esperado largo y tendido pero ha merecido la pena.

ImageEpica

The Classical Conspiracy
Nuclear Blast
2009

 

Han sido varios los intentos de mezclar el metal con orquestas y muchos de ellos, en mi opinión, bastante mediocres. En el caso de The Classical Conspiracy se trata de algo completamente diferente. Para empezar, la música de Epica y la música orquestrada tienen una base común y por lo tanto, una orquesta de 40 miembros y un coro de 30 voces complementan perfectamente al grupo holandés y viceversa.Tanto en las piezas clásicas y de bandas sonoras, que componen la primera parte, como en los temas de Epica, el equilibrio entre las tres piezas que forman este magnífico puzzle (banda, orquesta y coro) es impresionante. Debo de admitir que nunca pensé que una batería pudiera sonar tan bien con Dies Irae de Verdi por ejemplo, como si el maestro, en un momentón de revelación divina futurista, hubiese compuesto una partitura alternativa para generaciones venideras.

Se necesitan una mente y sensibiliad musical muy especiales para organizar y sacar adelante un proyecto de esta embergadura, pero es que estamos hablando de Epica. Grabado en el Miskolc International Opera Festival (Hungría), me puedo imaginar lo espectacular que debió de ser el concierto en sí. Escuchando el álbum uno cierra los ojos y puede acercarse al momento real.

Un doble álbum espléndido, intenso, exquisito y clásico, de los que te ponen la piel de gallina. No te lo puedes perder

ImageDegradead

Out Of Body Experience
Dockyard 1
2009

Su álbum debut les hizo ganar la categoría de "grupo revelación de 2008" en nuestro programa.Ahoa los suecos Deagradead acaban de editar ese, siempre difícil, segundo álbum y han demostrado con todas las de la ley que no son simplemente lso protegidos de In Flames, sino que poseen su propio sonido e identidad.

Esta vez el álbum ha sido producido por Jonas Kjellgren de Scar Symemetry y mezclado por Daniel Bergstrand. El sonido en general es más duro, pero más melódico al mismo tiempo, con un enfoque claro hacia las guitarras. Unos riffs magníficos y fabulosos solos de guitarra respaldados por una sección rítmica sólida y para coronarlo, las buenísimas voces limìas y duras de Mikael que encajan a la perfección , tanto en las partes más agresivas como en los coros más pegadizos.

Deagradead encabezan la nueva generación de bandas de death melódico, como ellos mismos cantan en el disco: ¡el futuro es ahora!

 

ImageBeliever

Gabriel
Metal Blade
2009


Los legendarios Believer retornan a la escena tras una desaparición de 15 años con su cuarto álbum Gabriel, uniéndose así a una serie de bandas, como Cynic, Pestilence o Atheist, que han decidido volver tras más de una década inactivos.
El grupo consigue mezclar thrash de la vieja escuela con la tecnicidad y una producción del siglo XXI, haciendo que este álbum suene 100% actual sin perder al mismo tiempo la identidad de Believer.
Los viejos fans se entusiasmarán de tener a este grupazo de vuelta pero con temas nuevos y los nuevos fans pueden sumergirse de lleno en la música de un grupo  verdaderamente clásico que ha influido e inspirado a muchos

 

ImageHatesphere

To The Nines
Napalm
2009

Vuelven los daneses Hatesphere tras un período de altibajos y con cuatro nuevos miembros en el grupo, y vuelven haciendo lo que mejor saben hacer: angro-thrash puro y duro al mismo tiempo que cargado de melodía.  Admito que siempre he sentido especial predilección por este grupo. Para empezar, creo que hace tiempo se coronaron como los reyes de este género, sobre todo con el hueco dejado por The Haunted tras el abandono del vocalista Marco Aro y el regreso del cantante original Peter Dolving, momento en el que, en mi opinión, los suecos optaron por otra vía musical. Sin embargo debo admitir que en el predecesor de To The Nines, Hatesphere carecía de la frescura que habían emanado hasta el momento, quizás fuera el resultado de la lenta cocción de problemas dentro de la banda, quizás se tratara de una de esas crisis creativas que muchos grupos sufren hacia el cuarto disco. Sea como fuere, con este nuevo álbum todo queda atrás. Desde el primer tema, que le da título al álbum, hasta Oceans of Blood, estamos ante esa descarga de energía brutal y esa cohesión entre guitarras, sección rítmica y voces que les ha distinguido desde sus comienzos. 

ImageAmorphis

Silent Waters
Nuclear Blast
2007

 

Si eres uno de esos nostálgicos que opina que Amorphis ha ido en declive desde su segundo álbum Tales From The Thousand Lakes y que nunca volvieron a ser los mismos tras la marcha del vocalista Pasi, probablemnete este álbum no sea para tí. Aun así te animo a que los escuches con una mente abierta. y descubrirás que Amorphis en 2007 retiene muchos de los elementos que les hizo un grupo singular y especial en primer lugar.

Silent Waters es un álbum bello, muy bello y mucho más contundente y completo que el anterior trabajo de los finlandeses, Eclipse, y hasta me atrevería decir que cuaquier álbum desde tiempos de Tuonela. Aquí volvemos a escuchar a Amorphis como los reyes de la melodía.

Desde Weaving the Incantation, tema que abre el álbum, pasando por A Servant o Towards And Against,  es evidente que Amorphis han vuelto más fuertes que nunca. Una combinación perfecta de voces guturales y limpias cargadas de emoción, trazos épicos y ese inconfundible sonido del órgano Hammond que le da el toque progresivo.

Temas con pasajes acústicos como Enigma o Shaman ponen  la pincelada de folk nórdico. Sin olvidar las baladas con una acento más melancólico como el propio Silent Waters o el precioso Black River, que cierra el álbum.

Sencillamente fenomenal.