ImageHatesphere

To The Nines
Napalm
2009

Vuelven los daneses Hatesphere tras un período de altibajos y con cuatro nuevos miembros en el grupo, y vuelven haciendo lo que mejor saben hacer: angro-thrash puro y duro al mismo tiempo que cargado de melodía.  Admito que siempre he sentido especial predilección por este grupo. Para empezar, creo que hace tiempo se coronaron como los reyes de este género, sobre todo con el hueco dejado por The Haunted tras el abandono del vocalista Marco Aro y el regreso del cantante original Peter Dolving, momento en el que, en mi opinión, los suecos optaron por otra vía musical. Sin embargo debo admitir que en el predecesor de To The Nines, Hatesphere carecía de la frescura que habían emanado hasta el momento, quizás fuera el resultado de la lenta cocción de problemas dentro de la banda, quizás se tratara de una de esas crisis creativas que muchos grupos sufren hacia el cuarto disco. Sea como fuere, con este nuevo álbum todo queda atrás. Desde el primer tema, que le da título al álbum, hasta Oceans of Blood, estamos ante esa descarga de energía brutal y esa cohesión entre guitarras, sección rítmica y voces que les ha distinguido desde sus comienzos.