ImageAmorphis

Silent Waters
Nuclear Blast
2007

 

Si eres uno de esos nostálgicos que opina que Amorphis ha ido en declive desde su segundo álbum Tales From The Thousand Lakes y que nunca volvieron a ser los mismos tras la marcha del vocalista Pasi, probablemnete este álbum no sea para tí. Aun así te animo a que los escuches con una mente abierta. y descubrirás que Amorphis en 2007 retiene muchos de los elementos que les hizo un grupo singular y especial en primer lugar.

Silent Waters es un álbum bello, muy bello y mucho más contundente y completo que el anterior trabajo de los finlandeses, Eclipse, y hasta me atrevería decir que cuaquier álbum desde tiempos de Tuonela. Aquí volvemos a escuchar a Amorphis como los reyes de la melodía.

Desde Weaving the Incantation, tema que abre el álbum, pasando por A Servant o Towards And Against,  es evidente que Amorphis han vuelto más fuertes que nunca. Una combinación perfecta de voces guturales y limpias cargadas de emoción, trazos épicos y ese inconfundible sonido del órgano Hammond que le da el toque progresivo.

Temas con pasajes acústicos como Enigma o Shaman ponen  la pincelada de folk nórdico. Sin olvidar las baladas con una acento más melancólico como el propio Silent Waters o el precioso Black River, que cierra el álbum.

Sencillamente fenomenal.