ImageWolverine

Still
Candlelight
2006

 
Uno de los mejores álbumes del año en plan suave. Los suecos  Wolverine tocan un metal progeesivo de gran calidad que por suerte está cobrando protagonismo en la escena. Still es el album perfecto para gustar a fans de estilos diferentes, ya bien sean fans acérrimos del metal progresivo o alguien que escucha el género más ocasionalmente, como yo. Lo que de verdad me gusta de grupos como Wolverine (y no me gusta de otros grupos más conocidos) es que no se pierden en su propio “progresismo”,  no hay excesivas florituras, no hay voces exageradas ni teclados interminables que no van a ninguna parte y desde luego no hay pomposidad.

Este álbum es sobre todo un grupo de preciosas canciones tan bien compuestas y ejecutadas que te entran en la cabeza, te revuleven todo tipo de emociones y te dejan queriendo más. Uno de los elementos esenciales es, por su puesto, la buenísima y sugerente voz de Stefan Zell, una voz increíblemente expuesta e impecable en el tema, casi cantado a capella, Nothing More por ejemplo. A veces su voz se parece mucho a la de Geoff Tate de Queensrÿche en sus notas bajas (que me gustan más la verdad) pero sobre todo es emotiva y distintiva.

Si te gusta el álbum de Opeth Damnation, los Anathema de hace años o el grupo Dark Suns, añade Still a tu colección, no te arrepentirás.